Publicación

La Voz de Galicia. Sunday, 06 February 2011

La corte de arbitraje de la patronal se pone en marcha con 10 expertos

La Corte de Arbitraje del Noroeste, que ha creado la Confederación empresarial de Ferrol y comarca (Cofer), ha comenzado a andar. Pretende ser una herramienta de solución rápida y eficaz de conflictos principalmente civiles entre empresarios, pero también entre particulares que se acojan a su arbitraje. Presidida por el jurista José Seoane, está integrada por otras nueve personas, expertos en diferentes ámbitos. Los veredictos serán de obligado cumplimiento y si alguna de las partes los desoye, el juez civil podrá ejecutarlos.

Con José Seoane están en la corte nueve expertos en diferentes sectores que intervendrán de acuerdo con la materia que tenga que resolver. Durante el acto de presentación de la institución, ayer, en el Parador, ante diferentes sectores de la ciudad, indicó que se buscó entre los jurados la integración jurídica y económica.
Aunque tiene poca tradición en España -la ley reguladora es del 2003- el arbitraje está llamado a ser una fórmula de solución de conflictos en el futuro. Sobre todo viendo el colapso de algunos tribunales que demora enormemente la solución de litigios, con graves repercusiones económicas para los litigantes. Por eso el arbitraje pretende ser una institución jurídica mediante la cual se someta a controversia, de manera consensuada entre los litigantes, a un árbitro o un tribunal que son los encargados de dictar una sentencia o laudo. El acatamiento de la decisión es obligatoria y definitivo para las partes. Porque, al escoger el árbitro, las partes optan por un procedimiento privado para la solución de su conflicto.

Igualdad de oportunidades

La corte o jurado garantiza la igualdad de oportunidades, el cumplimiento obligatorio, porque el laudo equivale a una sentencia firme y es también un procedimiento rápido, simple y económico, que parte de los principios esenciales de la justicia ordinaria.
Aunque la nueva corte nace en Ferrol, estará abierta a cualquier litigante de otras áreas geográficas, siempre que se sujeten a lo establecido en el marco de actuación. Por eso cuentan con jurados que son expertos en derecho civil, registros, derecho administrativo o marítimo y otros sectores. El ex registrador de la propiedad de Ferrol Jaime Concheiro, que es el vicepresidente de la corte, considera que instituciones como esta que arranca ayudarán a reducir el colapso judicial. Su presencia permite la mediación de la corte en cuestiones de testamentaría.

Larga vida y resultados

José Rilo Dopico, presidente de Cofer, también tiene grandes esperanzas en que el tribunal que ha nacido en el seno de la confederación empresarial tenga larga vida y sea fecundo en resultados.